lunes, 2 de noviembre de 2009

PARA DISFRUTAR

domingo, 6 de septiembre de 2009

VAMOS A PINTAR NUESTRAS VIAS

jueves, 13 de agosto de 2009

PANTOGRAFOS MARKLIN

video

viernes, 24 de julio de 2009

Constrcción de edicifios de cartón papel en escala HO

Video Promocional de la empresa alemana MODELL BAHN ZUBEHOR, la cual se dedica a kit de cartón y papel de edificios en escala HO

video

jueves, 23 de julio de 2009

BLOQUEO A CANFRANC

Francia y España mantienen el bloqueo al Canfranc y aceleran el AVE por Cataluña
Nueva cumbre bilateral entre España y Francia y nueva decepción para todas las reivindicaciones aragonesas. La sesión, que empezó con buenas expectativas ya que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, denunció que "los Pirineos no pueden ser una barrera infranqueable" entre España y Francia, finalizó con una evidencia.
Solo hay un propósito cierto de superar esa barrera en sus laterales, pero no por el Pirineo Central, como reivindica Aragón. Sarkozy lo dejó claro en su alocución. "Les propongo menos declaraciones y más decisiones", afirmó nada más anunciar el compromiso francés de que "Barcelona estará comunicada en alta velocidad con Lyon en cuatro años" y las "redes energéticas estarán en 15 años".
Ni el Canfranc ni la Travesía Central del Pirineo tuvieron un espacio relevante en las declaraciones públicas del mandatario francés o del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. Lo más que se acercó el Canfranc a lograr un mínimo protagonismo fue ante una pregunta directa en la rueda de prensa. Zapatero sin embargo obvió cualquier referencia expresa y Sarkozy se refirió también genéricamente "al tema del túnel que hay que acabar". El presidente galo dijo que "no ha habido un presidente de la República francesa con más determinación" para "afrontar los problemas". No aclaró si hablaba del Canfranc, de la Travesía, de los pasos que en Aragón tienen constantes problemas en invierno, de la propia conexión del AVE por Barcelona y en cualquier caso, no dio ni una sola fecha ni comprometió ninguna financiación. Si en las declaraciones orales de Zapatero y Sarkozy, la palabra 'Canfranc' simplemente no existió, al menos no ocurrió lo mismo con la "declaración común sobre infraestructuras y transportes", donde mantuvieron su tradicional espacio las reivindicaciones aragonesas.
Dimensión "interregional" El documento político aprobado deja primero claro que de lo que se habla es de un proyecto de "cooperación interregional", y que sobre este se ha acodado un protocolo de actuaciones, que es el que marcará el devenir del proyecto en años futuros y que deberá estar avalado por los gobiernos de España, Francia, Aragón y Aquitania. Aunque se esperaba que ese protocolo saliese ya aprobado de la cumbre, no pudo ser así, aunque en una de las declaraciones se asegura que "será firmado próximamente", sin concretar más el momento. Fuentes oficiales explicaron que en ningún caso se podía firmar ayer ya que es necesario la rúbrica de representantes de cuatro administraciones, pero ayer solo estaban dos de ellas en la cumbre. Otras fuentes indicaron además que haría falta un permiso previo de los diferentes Consejos de Ministros (o del Gobierno en caso de las regiones), circunstancia que tampoco ha ocurrido.
El hecho de que deban sellarlo con su rúbrica España, Aragón, Francia y Aquitania podría suponer que su firma se retrase hasta el siguiente encuentro de alto nivel entre ambos países (podría ser ya en el otoño de 2009), aunque si tienen voluntad de no demorarlo tanto podrían buscar algún otro mecanismo. Lo que establecerá el protocolo es el planteamiento de impulsar nuevos estudios sobre el Canfranc, con un plazo de realización de dos años y con un presupuesto que todavía no se ha desvelado.
Según informó ayer oficialmente el Ministerio de Fomento, los estudios serán tres. El primero buscará "la definición de las actuaciones que han de realizarse en la red ferroviaria francesa para permitir la explotación de la línea, con un tráfico máximo de 1,5 toneladas". El segundo buscará "definir las actuaciones necesarias para garantizar la seguridad recíproca de los túneles internacionales viario y ferroviario y sus condiciones de explotación".
Y el último supondrá una nueva "evaluación socioeconómica del proyecto". Para ello, avisan, será necesario "una actualización de las estimaciones de tráfico, así como las inversiones necesarias de ambos lados de la frontera".

11,5 MILLONES DE EUROS ¿PARA QUE?

lunes 6 de julio de 2009
NOTICIAS-Las reformas en la línea del Canfranc no permiten recortar ni un minuto el tiempo de viaje.
Más de 15 meses de obras y 11,5 millones de euros de inversión no han servido para que los trenes corran más entre Caldearenas y Jaca. El único tramo que el Ministerio de Fomento se ha dignado a renovar de toda la línea del Canfranc acaba de estrenar vías y traviesas, pero los trenes siguen circulando a una velocidad máxima de 70 km/h porque el trazado sigue intacto. Como antaño, desde que se abrió el corredor a finales del siglo XIX
La Coordinadora para la Reapertura del Canfranc (Crefco) ya advirtió de que el proyecto impulsado por el PSOE no permitiría recortar los tiempos de viaje y que su ejecución tampoco serviría para la travesía central, como se insistió desde los gobiernos central y autonómico tras descartar la renovación integral de la línea.
A lo largo de los 37,5 kilómetros que separan Caldearenas y Jaca se mantienen cuatro limitaciones de velocidad permanentes a 60 km/h, en coincidencia con curvas, que condicionan las prestaciones de todo el tramo. "No hay ganancia de tiempo porque la nueva vía la han tendido justo sobre la que había, sin corregir nada la plataforma. Los radios de las curvas son los que eran, y son los que marcan la velocidad máxima", explicaron fuentes ferroviarias.
Este diario ha podido comprobar que el viaje dura exactamente lo mismo que antes y que los viejos automotores diésel 593 (los Tamagochi) tardan, en el mejor de los casos, 39 minutos en unir Caldearenas y Jaca. Eso sí, la sustitución de los viejos raíles y la sustitución de las traviesas de madera por otras de hormigón ha permitido ganar en confort y en seguridad, ya que el riesgo de descarrilar es mínimo. Hasta el propio Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) reconoce oficialmente que las mejoras se reducen a la "calidad de la vía y la seguridad de las circulaciones".
Los trenes ya no se balancean, pero esta es la única ganancia real que se percibe. Además de no mejorar la velocidad, tampoco se puede incrementar el volumen de mercancías ni elevar la capacidad de tráfico de la línea. A las curvas se unen los viaductos metálicos desperdigados entre Caldearenas y Jaca, que siguen siendo los de siempre y limitan de esta forma el peso de los convoyes.
Recortes con consecuencias.
Las limitaciones de explotación del corredor son más que evidentes, ya que entre Ayerbe y Sabiñánigo solo puede pasar un tren al mismo tiempo por la política de restricción de personal. "La capacidad es de un convoy cada hora y diez minutos porque la vía es única y los trenes no se pueden cruzar. Solo con reabrir la estación de Santa María y La Peña con personal se podría reducir a la mitad", indicaron las citada fuentes ferroviarias.
El proyecto original para la renovación integral del Canfranc, encargado por el ex ministro Álvarez Cascos, establecía la conversión en una vía de altas prestaciones. Redactado por la empresa GPO Ingeniería entre 2003 y 2004, establecía un coste de 28,1 millones de euros, pero el PSOE dio al traste con los planes y los dejó en una mera renovación de vía, que adjudicó por 11,5 millones a Tecsa.
La contratista terminó hace unas semanas la sustitución de la vía y aún le queda por ejecutar los drenajes y la limpieza de las cunetas, así como la instalación de un tubo de drenaje en el túnel existente antes de Sabiñánigo. En esta localidad también se debe rematar las obras de mejora de la estación, que incluye un paso inferior sobre las vías para los viajeros y el recrecido de los andenes.
La velocidad máxima entre Caldearenas y la antigua estación de Navasa es de 70 km/h, pero de allí a Jaca se reduce a 60 km/h pese a que el tren enfila largas rectas que invitan a acelerar, como la existente a la salida de Sabiñánigo. "Solo con corregir las curvas se hubiera podido duplicar la velocidad punta y recortar entre diez minutos y un cuarto de hora el viaje", aseguraron fuentes ferroviarias.
El resto del corredor anda a la par. La antigüedad y mal estado de la infraestructura desde Jaca hasta Canfranc provoca que en ningún punto se pueda pasar de 70 km/h. "Pero lo peor es que entre la variante de Huesca y Ayerbe se podría circular a 160 km/h con muy poca inversión, tan solo corrigiendo el radio de las quince curvas existentes y sin necesitar viaductos ni desmontes. Y también sería sencillo actuar entre Anzánigo y Caldearenas, aunque en este sector no se lograría tanta velocidad porque lo orografía es la que es. En total, se podría reducir el viaje de Zaragoza a Canfranc de cuatro a tres horas", concluyeron.

Fuente: Heraldo de Aragón (www.heraldo.es)

lunes, 6 de julio de 2009

Modelismo ferroviario, como ocultar los motores de desvios



Video bajado de la pagina:
http://www.euskalnet.net/robertrains/
Un joya para ocultar los motores de los desvios

lunes, 1 de junio de 2009

La 352

El pasado 10 de Mayo, estuve en el Mercadillo que se celebró en Casetas (Zaragoza)
XXIII MERCADILLO DE MODELISMO, MINIATURAS Y JUGUETE DE COLECCIÓN, en el mismo compre una carcasa de Ibertren de la locomotora 352 Talgo modelo que perseguía para la colección.


Una vez en casa lavé la carcasa con agua y jabón para eliminar cualquier resto de grasa y suciedad, guardándola para el día siguiente.
Al día siguiente prepare el aerógrafo y la pintura y la pinté de gris plata con las y porcentajes siguientes, REF. 11, 90%+ REF. 56, 10% de Humbrol,
Quedando como veis en las fotografías.

He comprado en Ebay el siguiente chasis de plomo con motor central y volantes de inercia con tracción por cardan a los dos bogiees y preparado para conectar un decoder, el chasis es algo mayor que la carcasa con que toca serrar, limar y lijar, me podre mano a la obra a ver como queda.




Aqui pongo el chasis serrado y limado, he tenido que quitar 4 mm, en cada lado hasta que he conseguido ajustar la carcasa en el chasis




Continuando con la pintura he pintado la franja de rojo de Talgo con las siguientes referencias de Humbrol REF. 19, 80%+ REF. 60, 20%



y quedando a la espera de las calcas para su rotulación, matriculación, cristales, topes y trompeta.

CONTINUARÁ

Salto al Digital


La elección ha sido la central FMZ de Fleischmann.
Lo siguiente será entender este nuevo mundo.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Ampliacion Renfe

martes, 12 de mayo de 2009

MERCADILLO DE CASETAS (ZARAGOZA)

XXIII MERCADILLO DE MODELISMO, MINIATURAS Y JUGUETE DE COLECCIÓN

10 de Mayo de 2009

PABELLÓN SOCIOCULTURAL DE CASETAS
Av. Constitución del barrio de Casetas (Zaragoza), junto a la Estación de cercanías de Casetas
DE 10 A 14 HORAS, entrada libre
Organiza: AZAFT (Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías)
Más información: http://www.azaft.org


Photobucket




domingo, 22 de marzo de 2009

Restauración de un TAF marca Paya del año 1971

El modelo se encuentra dañado en la pintura de la carcasa así como el chasis, carece de tampografía, calcas o rótulos, y cristales.
No tiene boggies, ni motor.
La carcasa está compuesta de techo de plástico, la cabina frontal y trasera de resina, los laterales son de metal de 0.30 mm posiblemente de latón.
El chasis es de calamina una aleación de antimonio, plomo y estaño lo que le confiere un peso considerable.
Carece de bocinas, mangueras, enganches de husillos y demás detalles.
Lo primero que se le ha hecho al modelo ha sido lavarlo y decaparlo.
El lavado se ha realizado con agua y jabón (lavavajillas), y se ha retirado la pintura original dañada utilizando un producto que contenía sosa (baño de Forza) para la limpieza de hornos, se ha lijado y enmasillado para corregir defectos en la carcasa, el techo ha sido reparado porque se encontraba con varias fisuras. Una vez finalizada esta labor se ha procedido al pintado del modelo con una imprimación de color negro.






Una vez terminada está primera fase por decirlo de alguna manera, se ha procedido a la busqueda de la parte mecánica y de los boggies.
Buscando en el cajón desastre en el rincón de la chatarrería y despiece he localizado unos par de boggies, uno motorizado con ruedas de 12 mm de diametro y de latón el motor funciona perfectamente y se adapta a los huecos de chasis, desconozco marca y modelo de los mismos aunque sopecho que puedan ser Jouef o Lima pero no estoy seguro de este hecho.
Se han limpiado las ruedas de laton así como la parte de los engranajes y el plástico de los boggies y se ha comprobado las escobillas que estas perfectas.



El siguiente paso ha sido la primera mano de pintura con el aerógrafo para ello se ha utilizado pintura de Tamiya color gris-plata referencia x-11, la cual ha quedado bastante bien a falta de retoques finales.






Colocación de los boggies y el conexionado del motor, en corriente continua analógica.

Lo primero que haremos será una selección de las herramientas y materiales que vamos a necesitar para el montaje y conexionado del motor consistente en:
materiales: estaño y cable; he elegido el color negro y el rojo para cada polo.
herramientas: tijeras, pelacables, estación de soldadura, extractor de estaño y un destornillador de precisión estrella.



Comenzaremos con el despiece de los boggies, una vez realizado ésto limpiaremos bien la zona retirando el estaño antiguo si lo hubiese.




En el boggie motor soldaremos un cable negro que irá del motor a la toma de conexión de las ruedas, y el color rojo irá desde el otro polo motor a la toma del otro boggie, de la forma que muestran las fotografías.



Una vez realizada la conexión de los boggies para su alimentación eléctrica, colocaremos los mismos en los dos huecos del chasis y procederemos al armado de los boggies con sus correspondientes tornillos.




Realizados todos estos pasos ya tenemos nuestro modelo motorizado y apto de ser probado y ver como funciona (el funcionamiento del chasis sobre la vía es correcto).
Ahora guardaremos las herramientas y limpiaremos la punta de nuestro soldador para que esté listo y poder ser usado de nuevo, en este hobbie hay que ser ordenado. (yo lamentablemente no lo soy).



En estas fotografías ya tenemos parte de las líneas verdes del modelo (color verde ref 2 de Humbrol), faltando la rotulación, a la espera de que me lleguen las calcas.

A la espera de la llegada de las calcamonías iremos avanzando el modelo con algo de electrónica, como sería la iluminación interior y los faros, para ello se ha diseñado varios circuítos.



CONTINUARÁ

viernes, 13 de marzo de 2009

Esta debe ser la norma por excelencia de un buen modelista. Pero ¿Cómo hacerlo?

Un modelo ya terminado (Ref. H0 120157 de Faller)


Cuando alguien se propone realizar una maqueta de trenes se encuentra con muchos problemas. No sólo hacen falta nociones sobre trenes y circuitos, sino también nos vendrá bien unas pinceladas de electrónica básica (incluído el manejo del soldador y el estaño), bricolaje en general y tratamiento y corte de la madera, plástico y otros materiales maleables.
A la hora de representar el paisaje, las ciudades, pueblos, fábricas, ríos y demás componentes de la maqueta, tendremos que basarnos forzosamente en la realidad. Unos cuantos paseos por el campo (sobre todo donde haya trazados de vías férreas) cámara de fotos en mano, nos vendrán muy bien para reunir material "de inspiración" para nuestra maqueta. También deberemos escudriñar y fotografiar paisajes urbanos en ciudades y pueblos.
Una buena excursión con la familia y entre retrato y retrato iremos "colando" fotografías de tejados, farolas, aceras, alcantarillas, señales y todo lo que pensemos que luego nos servirá para representar en nuestro pequeño mundo, con la apasionante idea de imitar lo mejor posible la realidad...
Este conjunto de actividades, en principio tan dispares, la aplicación de muy variadas técnicas de modelaje y pintura y las muchas diversiones que, una vez terminada nuestra maqueta, nos proporcionará (simulación, maniobras, cumplimiento de tiempos y rutas e incluso fotografía creativa) es lo que hace tan atractiva la idea de diseñar y construir una maqueta de trenes.
Es lamentable ver en muchas ocasiones enormes maquetas con entramados muy complicados de vías y circuitos donde sin embargo el plástico y las fibras sintéticas revelan lo que realmente son: un caro y enorme juguete por donde circulan fantásticos trenes y donde el decorado no está a la altura en absoluto de la calidad de las locomotoras y vagones.
En pintura o escultura, rápidamente rechazamos una mala copia en favor de una obra de arte. El modelismo es también un verdadero arte, a veces muy complicado, donde siempre se requieren grandes dosis de paciencia y dedicación. Pero al final, siempre proporciona un placer infinito. El placer de crear un pequeño mundo a imagen y semejanza de tu imaginación.

Detalle del modelo anterior, donde se aprecian los detalles de pintura que imitan las manchas de óxido y degradación del cemento, presentes siempre en instalaciones de depósitos de carburante.

Por eso, tenemos que centrar nuestro esfuerzo sobre todo en la pintura de nuestros modelos, que es lo que realmente elevará nuestros juguetes al estado de pequeñas joyas u obras de arte. Con unas pocas técnicas y consejos, conseguiremos fácilmente una apariencia realista e impecable.
Pero antes de revisar dichas técnicas, el mejor de los consejos: se paciente. No escatimes tiempo en el montaje, el modelado y la pintura. Esto además nos vendrá muy bien para poder poco a poco ir adquiriendo nuestras locomotoras, vagones, vías y demás elementos que por su precio, pocos se pueden permitir comprarlos "de golpe". Plantea tu proyecto en varios años. Lee, practica y aprende...

Varias manos muy diluidas de pintura con leves variaciones de tonalidad son imprescindibles para conseguir imitar el efecto del paso del tiempo y la erosión del agua y el aire en nuestros modelos.

Empieza por adquirir un buen surtido de pinceles

Lo primero que tenemos que hacer es proveernos de algunas herramientas. En este punto es aconsejable no escatimar en calidad si queremos ahorrarnos muchos problemas. Solo se requiere una pequeña inversión y la diferencia, por ejemplo, en emplear un pincel de buena calidad a uno de esos que adquirimos por menos de 1 euro en los "chinos" es enorme.
Necesitaremos un juego de pequeños alicates de presión, corte, punta estrecha y punta redondeada. También será imprescindible uno específico para soltar las piezas de plástico de nuestros modelos de sus blísteres (en cualquier tienda especializada lo podrás adquirir.)
Unas pinzas largas y de precisión, de esas que venden en las filatelias, será otro de nuestros aliados, así como una buena lupa (mejor iluminada y mucho mejor si dispone de brazo y soporte). Unos pequeños sargentos de modelismo y unas cuantas pinzas de tender ropa nos servirán para ejercer una leve pero eficaz presión a la hora de pegar ciertas piezas. Algunos trapos, rollos de celulosa y botecitos pequeños de cristal nos irán muy bien siempre, así como un pequeño recipiente ancho y bajo para mezclar colores ¿Un pequeño tupper-ware, quizás?
En cuanto a los pinceles, deberemos hacernos con un buen surtido y de diferentes tamaños. Desde los de punta plana, ideales para las pátinas y coberturas de piezas grandes, los de punta redonda, que son los más polivalentes, los de punta afilada, para el pintado de perfiles, rayas y rincones y los super finos, que nos serán imprescindibles para pintar pequeños detalles.
Aquí vuelvo a hacer hincapié en no recortar nuestro presupuesto. Si los pinceles no son de calidad, durarán menos, se desprenderán fibras y pelos -que arruinarán sin duda nuestros modelos- y perderán elasticidad y suavidad, por lo que la pintura presentará pequeños grumos y rayas, difíciles de arreglar posteriormente.

Super fino y punta plana: imprescindibles !!


Pinturas y disolventes, una es cuidadosa elección fundamental para un acabado perfecto.


En cuanto a las pinturas las hay de varios tipos. Dependiendo de su composición tendrán como disolvente el agua, el aguarrás o disolventes específicos. Para las maquetas a base de plástico, yo recomiendo preferentemente las basadas en esmalte "enamel". Su principal inconveniente es el elevado tiempo de secado que necesitan, pero el acabado final es impecable. Emplearemos siempre acabados mate salvo alguna excepción, como pueden ser imitaciones de metales o pulidos. La marca más prestigiosa es Humbrol, pero Molak hace una muy buena imitación a menor coste. En cuanto al disolvente recomiendo el Tamiya "Thinner". Este lo usaremos para rebajar las pinturas y realizar lavados y pátinas. Para la limpieza de los pinceles es mejor emplear un buen aguarrás que podremos suministrarlo con generosidad ya que es francamente barato.



Expert de Faller y Cement de Tamiya, dos excelentes elecciones

En cuanto al pegamento que utilizaremos para pegar los modelos de plástico, necesitaremos de dos tipos: uno con aplicador de pincel que usaremos para grandes superficies y piezas medianas y uno con aplicador de cánula que será ideal para pequeñas piezas, puntos de sujección y plásticos transparentes (para la imitación de cristales y ventanales). Debido a la composición del plástico necesitaremos pegamentos específicos. Deben evitarse los cianocrilatos, colas de impacto o blancas y pegamentos comunes pega-todo. Estos otros tipos de adhesivo nos vendrán muy bien para otros cometidos, pero nunca para el ensamblaje de las piezas de plástico de nuestros modelos.
Como se puede observar en la fotografía, recomiendo encarecidamente el uso del pegamento Expert de Faller (con aplicador de cánula) y el Cement de Tamiya (con aplicador de pincel). De pegado casi instantáneo son muy resistentes y duraderos. Sin embargo, en caso de error, permiten el despegue de las piezas con cierta facilidad (cosa que no admite por ejemplo el cianocrilato.)
Cuando adquirimos un modelo lo primero que se nos ocurre es empezar a ensamblar piezas, deseosos de ver rápidamente terminada nuestra nueva y flamante adquisición. Nada más lejos de lo que realmente hay que hacer.
Estudiaremos primero a conciencia la maqueta, ayudándonos de los planos e información que nos suministre el fabricante. Detectaremos posibles puntos libres de pegamento (para las piezas móviles), analizaremos las caras que quedarán al descubierto y las que quedarán ocultas (para evitar pintarlas) y nos documentaremos mejor sobre el tipo de construcción que vamos a realizar. Aquí Internet nos vendrá de maravilla, gracias a las miles de imágenes e información que podemos encontrar fácilmente y que nos ayudarán a pintar con realismo nuestro modelo.
Como complemento e incluso como sustitución a Internet, una buena bibliografía será imprescindible para encontrar información e ilustraciones sobre lo que vamos a hacer que nos ayudarán y nos inspirarán sin duda.


A falta del carbón, ya está terminado un pequeño depósito para suministro de locomotoras de vapor, un bello modelo de Faller (Ref. H0 120147)

El uso de entre 3 y 5 pátinas de diferentes tonos es uno de los secretos.

Después buscaremos piezas que compondrán partes concretas del modelo, como por ejemplo la base, cuerpo y tapa de un barril o depósito, los peldaños y pasarelas de una escalera o las cuatro caras de una columna o chimenea y las pegaremos, cuidando siempre de no excedernos en la cantidad de adhesivo. Según sea el tamaño de la superficie o punto de unión emplearemos el pincel o la cánula.
Ahora toca ir pintando, sin soltarlas de su blister, las diferentes piezas del modelo y las que hayamos compuesto, empleando las técnicas que después comentaré. Es recomendable dar a cada pieza el acabado final, aunque siempre tendremos que retocar y dar el último punto a las piezas una vez pegadas. Aunque normalmente daremos lavados, pátinas y obtendremos luces cuando esté totalmente pegado el modelo, no está demás hacerlo también pieza a pieza, con el fin de "obligarnos" a emplear varias manos muy diluidas de diferentes tonos, según sea el efecto que queremos conseguir. El resultado de usar un mínimo de 3 pátinas de diferentes tonos es uno de los secretos de un acabado realista.
Observa, por ejemplo, un árbol de verdad. La gran variedad de tonos marrones, cremas, grises y verdes se hace patente entonces. Pues bien, esto es lo que queremos conseguir al pintar.

Un vagón de "juguete" se convierte en un modelo profesional tras aplicar unas cuantas pátinas. Se observa en esta fotografía el polvo acumulado, restos de óxido y luces de desgaste en el boggie que le dan un aspecto mucho más creíble.



Existen varias técnicas de pintado que dan resultados que de otra forma serían casi imposibles de obtener. No obstante, daré a continuación una serie de consejos válidos para cualquier técnica y para el pintado en general.
a) Remover siempre (con un palillo de dientes, por ejemplo) la pintura antes de emplearla y durante unos minutos. Es la única forma de unificar bien el color, hacer desaparecer posos o sedimentos presentes y obtener un buen resultado final.
b) Diluir siempre la pintura. La cantidad de disolvente a emplear la determinará la técnica que estemos empleando en cada momento, pero aunque simplemente se trate de dar una mano de color, hay que diluir siempre un poco la pintura. Es preferible dar dos o tres manos muy finas hasta conseguir cubrir bien la pieza que una sola mano espesa de pintura, ya que de esta última forma con seguridad taparemos pequeños detalles o texturas impresas en la pieza a pintar (lo cual restará calidad al modelo) y además el resultado será mas basto y por tanto menos realista. Por eso y como antes se comentó es bueno proveerse de pequeños botecitos o recipientes (preferiblemente de cristal) donde depositaremos la pintura y el disolvente y removeremos bien la mezcla antes de emplearla. Los que tuvísteis un "Quimicefa" de jovencitos (como yo) y lo guardásteis, encontraréis en la espátula de metal que incorporaban una útil herramienta para este cometido. Si os gusta además la aromaterapia y usáis (como yo también) esencias de calentar de esas que venden en las tiendas de "todo a cien", veréis que los botecitos de cristal con su tapón de plástico, contenedores de las esencias, van de maravilla una vez vacíos para nuestras pinturas. Ya que son bastante herméticos pueden servir también para preparar pátinas y guardarlas. Una negra, una gris oscura y una marrón clara se emplean en casi todos los modelos. Puede ser pues una buena idea prepararlas y guardar el sobrante para otra ocasión.
c) Emplear siempre el pincel adecuado. El tamaño nos lo determinará las dimensiones de la pieza a pintar. El grosor del trazo hará que nos decidamos por una punta redonda o afilada. Cuando se trate de cubrir zonas y necesitemos un acabado uniforme, nos decantaremos por la punta plana (al igual que para realizar pátinas y lavados) y si se trata de detalles muy pequeños (los ojos de un personaje, por ejemplo) emplearemos los super finos, a veces compuestos símplemente de un sólo pelo.
d) Evitar siempre las acumulaciones de pintura, sobre todo en rincones y rejillas. Para ello aplicar siempre poca cantidad de producto y repasar con frecuencia dichos rinconcillos para evitar gotas y densidades elevadas de color.
e) Por último, algo que tiene que ver con la primera norma de un buen modelista: la paciencia. Respetar siempre los tiempos de secado de la pintura entre capa y capa. Nos vendrá muy bien para descansar un poco, estirar las piernas y preparar un aromático café...

Un vagón Transfesa de Electrotrén repintado completamente.
En este repintado se observan varias de las técnicas comentadas. Diferentes pátinas para imitar el polvo y el óxido, una serie de lavados para sacar las luces de las aristas, bordes y esquinas y pincel seco para obtener desgastes en los boggies y destacar los remaches y las rotulaciones del vagón.

Pátinas y más pátinas:

Una pátina no es más que una capa de color muy, muy diluida. Tanto es así que al aplicarla dejará una película de color semitransparente que actuará como un filtro sobre el color que se aplique. Para los aficionados al diseño gráfico viene a ser como el efecto de transparencia de las capas. Pongamos un ejemplo: imaginemos que nos proponemos pintar una pared de ladrillo. Primero daremos una capa muy fina de color base (un marrón teja claro, por ejemplo). Posteriormente iremos aplicando parcialmente (no en toda la pared por igual) sucesivas pátinas naranjas, amarillas, rojas y marrones, para imitar la variedad de tonos de los ladrillos. Por último, daremos una pátina negra o gris oscura (prácticamente será disolvente con un poquito de pintura) que cubra toda la pared, dejando resbalar gotitas por entre los ladrillos, con lo que conseguiremos pintar el cemento que hay entre ellos y realzarlos, consiguiendo una textura final muy vistosa y realista. El pincel adecuado para esta técnica es, por lo general, el de punta plana y ancha.

Pincel seco:

Consiste en cargar de pintura un pincel y pintar sobre un trapo hasta que apenas se manche con una sombra de color. Este es el momento en el que el pincel estará listo para pintar en la maqueta. Con esta técnica pintaremos detalles como pueden ser remaches, bornes o travesaños y que de otra forma no quedarían destacados. También conseguiremos texturas sobre piezas que en la realidad serían de madera, cemento o piedra (aplicando diversas tonalidades diferentes de un mismo color.)

El mismo vagón, antes y después de proceder a su repintado. Se trata de un modesto modelo de Jouef que ha pasado de ser un juguete barato a un modelo profesional y realista. Hay veces que podemos adquirir por muy poco dinero material móvil que, después de pasar por nuestro taller particular, quedarán de lo más digno y sugerente.


Pongamos un ejemplo: tratamos de pintar un suelo metálico (una plataforma elevada de una fábrica, por ejemplo). Primero daremos una mano muy fina y parcialmente diluida de color metálico-plateado a todo el suelo, con lo que ocultaremos su apariencia de plástico. Cuando haya secado aplicaremos un par de pátinas más: una de un tono más oscuro que el color base y posteriormente una de un tono más claro que el color base. Lo haremos parcialmente, evitando la uniformidad, con el objeto de dar textura al color base y siempre dejando secar entre capas. Por último, daremos una pátina de color negro dejando resbalar gotitas de pintura que se introducirán por las hendiduras, realzando así el embaldosado metálico. Una vez bien seco todo, utilizaremos el pincel seco para ensuciar de óxido y algo de polvo ciertas partes del suelo. Recuerda, el pincel apenas debe dejar una sombra de color, por lo que insistirás en descargarlo bien primero en el trapo. Utilizaremos también esta técnica para realzar remaches, tornillos y similares presentes en la pieza (un color gris muy claro o incluso blanco nos dará buen resultado.) Por último nos quedaría dar luz a la pieza que lo haremos con la técnica del lavado.

Lavados:

Se aplica normalmente cuando la maqueta ya está prácticamente acabada. Se trata de sacar luces y dar volúmen al modelo. Emplearemos siempre tonalidades muy claras de los colores base aplicados. Incluso el blanco puro nos servirá en muchas ocasiones para ello. La intensidad que queramos lograr determinará como aplicaremos la pintura: directamente como una mano más (siempre parcialmente diluída), muy diluída (como pátina) y dejando resbalar siempre pequeñas gotitas o a pincel seco. Se trata del último "toque". Buscaremos las partes donde normalmente un foco de luz (como el sol) incidiría y procederemos a aclarar el tono. Normalmente serán siempre los bordes, perfiles y aristas del modelo. Debemos ser discretos a la hora de aclarar el modelo y no exagerar nunca el pintado en este punto. Se trata, como digo de dar el último "toque" y aprovechar también para tapar rastros de pegamento o pequeños defectos que encontremos en el pintado anterior. Yo por lo general en este momento prefiero la técnica del pincel seco, porque te da mucho mayor control a la hora de lograr la intensidad deseada del efecto. Es más laborioso, pero como digo, te permite dosificar bien el lavado, con el objeto de no arruinar el modelo en esta última fase.

Carteles, rótulos y calcomanías:

Bien incluídos en el modelo, comprados aparte o hechos por ti mismo (un ordenador, escáner, impresora, papel especializado e internet serán nuestros mejores aliados para este cometido) los carteles, rótulos y calcomanías dan viveza y enriquecen nuestros modelos. ¿Te imaginas una ciudad carente de carteles y rótulos publicitarios?

A este respecto, simplemente quiero dar un par de recomendaciones:

a) Cuidado con el adhesivo a emplear. Si son de papel o cartulina, emplear un pegamento blando que no pueda dañarlos ni ensuciarlos. El stick o barra de ese que se emplea en manualidades escolares, nos irá muy bien. Si se trata de calcomanías habrá que emplear por lo general agua. Cuidado con los excesos y posibles daños que puede hacer en la pintura (si empleas esmaltes no te preocupes en este aspecto, ya que el agua no los disuelve.)
b) Si la decoración consiste en una rotulación, logotipo o emblema, usa siempre el sistema de calcomanía sobre base transparente y colócalas antes de dar las pátinas de polvo o suciedad, con el objeto de que estas afecten también a la calcomanía y de esta manera queden perfectamente integradas en el modelo. Si no lo haces así, en vez de embellecer, lograrás un mal efecto. Si se trata de carteles publicitarios superpuestos o pegados en las paredes, colócalos al final, después de haber completado toda la pintura. Quedarán así mucho más realistas.

Jesús Aparicio Rodríguez